Exposición “Tus dedos hablan” …por Ana Núñez. Retrospectiva.

Exposición “Tus dedos hablan” ...por Ana Núñez. Retrospectiva.

📣 Título: “Tus dedos hablan” …por Ana Núñez. Retrospectiva.
🗓 Fechas: 8 de noviembre a 8 de diciembre 2019
🗺 Lugar: Arco de Santamaría. Burgos
⏲️ Horarios: Martes a sábados de 11 a 14h y de 17 a 21h. Domingos de 11 a 14h

La verdadera creación artística nace de una profunda vida interior de reflexión, de la interiorización del mundo circundante, de los deseos de hacer las cosas bien y un permanente estado de aprendizaje. Así es la creación de Ana Núñez, reflexiva, formada, intensa. Y todo esto sin aspavientos, sin vanidad superflua, desde una personalidad tan
afable en las formas como firme en las convicciones, tan educada como reivindicativa de su trabajo, tan callada como eficaz. De la formación de la artista podemos decir que es en gran medida la recibida en el hogar, y en otra gran parte la adquirida en la Academia Provincial de Dibujo del Consulado del Mar y la Escuela de Artes y Oficios, donde conoce y practica las técnicas que, perfeccionadas en Madrid, luego la permitirán ser excelente. Siendo mujer en la segunda mitad del siglo XX no escoge Ana el camino más fácil, precisamente: se arriesga y se empeña en ser escultora, desde la cerámica en su inicio, sí, para luego, sin abandonarla nunca,  adentrarse en otras técnicas y materiales. La escultura ha sido tradicionalmente “cosa de hombres”, por el esfuerzo físico, por la rudeza de los materiales, por lo exigente de los procedimientos, de suerte que en la Historia del Arte hay más pintoras que escultoras.

Una de las peculiaridades básicas de la obra de Ana Núñez, que ayuda enormemente a entenderla, es su libertad creadora, algo que no solo ha reivindicado con la plástica, sino también con la palabra de manera expresa en su ensayo “El tórax y la expresión del cuerpo humano en el arte”, publicado en el libro Respira arte, en 2009. Lo que más caracteriza a la obra escultórica de Ana Núñez, por más conocido, es su escultura en barro como si de bronce se tratara, por sus pátinas y acabados. Y, en reciprocidad, los bronces que parecen barros, de blanduras curvas que recuerdan a la arcilla en su “textura de cuero”, fase del proceso de trabajo de este material al que todo buen alfarero sabe sacar partido. El adecuado uso de las tierras, el conocimiento profundo del horno y sus comportamientos, el estudio del proceso químico que afecta a cada esmalte, a cada color, en suma a la tarea, dan como resultado una escultura singular y portentosa. Escultura que, además, siempre simboliza algo, nunca es azar o gratuidad, aunque no por eso necesite explicación, pues es obra estéticamente completa.

Muestra Ana una soberbia destreza en la ejecución, que logra calidades y tactos diversos según cual sea la finalidad buscada: es sabido que la cerámica requiere un extraordinario conocimiento técnico. Pero eso solo son medios, el fin es la ejecución de lo que la mente pide: crear volúmenes y vacíos, de modo que la idea que nace en el cabeza de la artista llegue al espectador.

Alberto Ibáñez señaló que en la obra escultórica de Ana “cada línea, cada plano, cada volumen (está) en su sitio y lugar”. Podríamos añadir “y cada vacío”. El mismo profesor señala la “fuerza de la suavidad” en la escultura de Ana, quizá atendiendo a sus excelentes acabados. Porque además la obra escultórica de Ana nace de un poderoso dibujo mental y un modelado de tacto consecuente, de una destreza, como se señalaba en “El punto de las artes” en 1999, abierta a todas las técnicas.

Ana Núñez es una de las grandes creadoras burgalesas. Es, por encima de todo, una excelente persona que hace de su arte un medio de comunicación excepcional y con su arte un mundo mejor. Su condición de mujer no la ha llevado jamás a la queja ni a la búsqueda de atajos o excusas: más bien al contrario su energía, su honda formación y conocimiento del oficio y su determinación la han hecho estar siempre ahí, como una más del mundo artístico. Con paso firme ha estado en donde una artista debe estar: en su
estudio, creando, y en las galerías, expuesta a la intemperie de la crítica y la voz ajena.

Y observando, aprendiendo de los demás y de la tradición. Lejos de las directrices de los inquisidores del arte, que pretenden convertir en norma su manera de ver y entender, Ana Núñez ha sido fiel a sí misma, a lo que ha querido hacer en cada momento. Es inclasificable, y en ello reside su valor.

Su trayectoria es completísima, pues además de haber sembrado de exposiciones la vida cultural burgalesa durante décadas, ha llevado su obra a Madrid, Barcelona, Salamanca, Logroño y otras ciudades españolas que no consigue recordar, además de algunas salidas al extranjero. Su obra se ha hecho presente en importantes ferias como Arcale, o con los más grandes, como Lucio Muñoz, Amadeo Gabino, Mompó y otros, a través de las muestras durante años de la galería Bennassar de Madrid, donde mostraba su obra lo más granado de la creación contemporánea. Ha realizado esculturas para premios, destacando el que anualmente entrega la Fundación Alares (que regaló), y ha colaborado y colabora en cuantas iniciativas artísticas es requerida su presencia, en compañía de artistas de diferentes generaciones.

No se trata por tanto de reivindicar a Ana Núñez, sino que se pretende únicamente (y no es poco) mostrar mediante la selección de algunas piezas, qué hizo y qué hace esta gran artista que es, por suerte, nuestra vecina.

Enlace al cartel del evento

Etiquetas: #Exposición #AnaNúñez #ArcoDeSantamaría #Burgos